Cruzada por un río entre viñedos, esta villa medieval de casonas y castillo es uno de los pueblos más bonitos de La Rioja